123. No Le Tengo Miedo a Las Aguas

Author: Juliana Sierra, Sophomore

Las nueve millas de mar que me separan de una vida nueva es como una rosa.
Una rosa porque cuando uno la mira- es una belleza sin palabras.
Igual como esa rosa, el mar tiene una belleza sin palabras
una belleza que tiene una melodía que puede arrullar a un bebe cuando quiere dormir.

Pero una rosa tiene sus espinas que no deja que uno la toque y lo deja a uno sangrando si no tiene cuidado, y como la rosa, el mar tiene sus peligros.

Las nueve millas de mar que me separan a la liberta
son las nueve millas más peligrosas que hay.
Como las espinas de una rosa, El mar tiene sus olas, sus piedras, y sus tormentas, que nos pueden tragar y hacer desaparecer en un instante.

Pero no le tengo miedo a las aguas.

Esas nueve millas son lo único que me separan a una nueva vida
en un futuro desconocido.
No le tengo miedo a las aguas

Un futuro en un país que no es el mío.
En un país donde no conozco el lenguaje
donde no conozco la gente,
donde no conozco las costumbres,
donde no conozco el color.
Donde en realidad no me quieren.

Pero no le tengo miedo a las aguas.

Nueve millas que me separan de mi familia,
de mi gente,
de mis costumbres,
de mi país donde nací y crecí.

Nueve millas que me separan del país que en realidad si me quiere.
Pero no le tenga miedo a las aguas.

No le tengo miedo a las nueve millas de viaje,
no le tengo miedo a las olas, a las piedras, o a las tormentas
que son como las espinas del mar.
No le tengo miedo a las aguas.

No tengo miedo de tener que dejar a mi mama.
No tengo miedo de tener que dejar a mis hermanitos, a mi familia, a mis amigos.
No tengo miedo de tener que empezar una nueva vida solo,
sin las personas a quien más amo en esta vida.
No le tengo miedo a las aguas.

No le tengo miedo a las espinas de la vida.
No le tengo miedo a las nueve millas.
No le tengo miedo a las olas, las piedras, o las tormentas
que son como las espinas del mar.

No le tengo miedo a las aguas.

Le tengo miedo a la persona que me espera después de las aguas.
Nueve millas de mar que me separan de ser un humano a un inmigrante,
de un humano a algo de segunda clase,
de un humano que lo único que quiere es la oportunidad a una vida mejor,
a algo menos de un animal en los ojos de otros. 

Le tengo miedo a la humanidad que me espera.
Tengo miedo de perder la mía.
Tengo miedo de perder mi fe.
Tengo miedo de olvidar que soy humano.
Tengo miedo de olvidar de que no soy algo, soy alguien.
Tengo miedo de que la libertad sea solo una prisión.
Tengo miedo de que la vida que me espera sea peor a la que dejo. 

Tengo miedo de que las espinas en la vida solo sean eso.
Ramas llenas de espinas sin rosas que florecen.

Pero aun así, no le tengo miedo a las aguas.

“No le tengo miedo a las aguas” translates into “I am not afraid of the water”. It is a poem written in Spanish about the fears and hard times that await an immigrant that is crossing the nine miles of Ocean from Africa to Spain. This poem shows the journey of one immigrant and their courage to find a better life, knowing the dangers and risks that they must face. The poem is written in the point of view of one passenger, who says that they are not afraid of the terrifying voyage that awaits them but instead is afraid of what they will become when they arrives. Many immigrants around the world go through the fears and suffer from human injustice of being outcasts because of where they are from. Some lose a sense of whom they are and feel like they are below everyone else. Often times, the freedom that they are longing to find turns into a nightmare with the injustice that many immigrants have to face in their everyday lives. They become stripped away of their humanity by looks and words of hatred and disgust. Many lose faith and hope in themselves and eventually lose touch with themselves. This poem shows us some of the constant fears and injustice that millions of immigrants around the world struggle with on a daily basis.

Make an Appointment