136. Dar la Bienvenida en la Carpa Temporal: La Historia del Sahara Occidental

Author: Dani Cardaropoli, Junior

Hoy en día, hay un grupo de personas con una “historia invisible,” que todavía lucha para encontrar una residencia permanente, pero su causa es desconocida por muchas personas en el mundo. Así que, esta gente espera el día cuando tendrá su propio país para vivir en seguridad. El lugar es el Sahara Occidental y los saharauis viven en cuatro campamentos de refugiados, o los “Wilayas” en árabe, el lenguaje de los saharauis, porque su tierra está ocupada por los marroquíes.
            
En 1884, Emilio Bonelli, un miembro de la Sociedad Española de Africanistas y Colonitas, viajó al área de África cerca de la bahía del Río de Oro para firmar un tratado con la gente local, creando un protectorado de España sobre el territorio. Los franceses en Mauritania también se apropiaron de parte de la tierra del Sahara Occidental. El territorio era dividido hasta que España lo unificara en 1958 con el nombre del Sahara Española, pero Marruecos declaró lazos con el territorio también, especialmente después del descubrimiento de los depósitos de fosfatos allí en 1963. Los dos países trataban apropiarse el territorio del Sahara Española, conjuntamente con Mauritania. España no tuvo los recursos necesarios para continuar la lucha y rindió el territorio en 1976, el mismo año en que Marruecos se apoderó dos tercios del territorio. Mauritania rindió también del último un tercio en 1979, así que Marruecos aseguró el territorio entero del Sahara Occidental (Encyclopedia Britannica, 2013).
            
Un grupo de saharauis decidió luchar por su independencia durante los conflictos en los años de la década 1970. La violencia entre este “Frente Polisario” y los marroquíes terminó en un alto del fuego de las Naciones Unidas en 1991, pero el conflicto no concluyó en ese momento. Todavía hay violencia esporádica entre los dos, pero es muchísimo menos que en el pasado. Aquí en los Estados Unidos, reconocemos el Sahara Occidental como un país, pero otros países, como Francia, se resisten la autodeterminación por sus propios intereses económicos con Marruecos. Durante toda la historia, vecino Argelia apoyó el Sahara Occidental y su independencia también, que resultó en que miles de saharauis se mudaran a los campamentos de refugiados en el país. La mayoría de estos saharauis nunca regresó al Sahara Occidental, criando a sus niños en los campamentos. Estas personas todavía viven en los campamentos hoy (The World Factbook, 2013).
            
Otros países europeos apoyan al Sahara Occidental con programas de vivir y estudiar para los jóvenes. España específicamente trata ayudar a esta generación debido a los lazos históricos con el Sahara Occidental. Hay muchos programas del verano, como Vacaciones en Paz, pero a veces los padres mandan a sus niños a España u otro país por un tiempo largo. Los saharauis valoran educación, así que unos padres quieren que sus niños asistan escuelas mejores que las escuelas en los campamentos (Encyclopedia Britannica, 2013).
El director Pedro Pérez Rosado trata a retratar la vida de precisamente esta generación nueva de los saharauis con la película Wilaya. Pedro Pérez Rosado es el director español quien había dirigido algunas películas sobre el Sahara Occidental en el pasado, pero estos proyectos se enfocaban en la historia y la realidad socio-política del Sahara Occidental. Después de haber aprendido sobre la expulsión de la activista saharaui Aminatu Haidar del área por los marroquíes en 2009, Pérez Rosado se dio cuenta de las diferencias entre los saharauis nacidos en el exilio y los saharauis que se habían huido de su tierra natal.
            
En un entrevista sobre Wilaya, Pérez Rosado dijo, “Tras muchas visitas a los campamentos saharauis, descubrí que las verdaderas víctimas del conflicto eran los seres humanos nacidos en el exilio, los jóvenes de hoy: la nueva generación saharaui que crece mezclada entre culturas propias y occidentales y que construyen su futuro de vida a medida que se alarga el tiempo…” Esta generación de jóvenes consiste en dos grupos. Primer grupo es la gente que ha vivido, y en algunos casos incluso ha crecido, en España u otro país. Estas personas se consideran saharauis, a pesar de que hayan vivido por mucho tiempo en un país europeo “primermundista”. Aunque haya tenido el beneficio de educación y vida relativamente cómoda, ese grupo no conoce qué significa tener un hogar o una casa permanente. También estos jóvenes han tenido que crecer lejos de sus familias y, consecuentemente, han perdido el lazo estrecho que nos conecta con nuestros padres, hermanos, y otros parientes. Segundo grupo es de los jóvenes que han vivido toda su vida en los campamentos de refugiados. Este grupo tampoco conoce lo que significa tener un hogar permanente. Pero, a diferencia del otro grupo, éste ni siquiera ha tenido una casa, viviendo en las carpas y sufriendo de malnutrición, disentería, y el nivel de crimen muy alto. Juntos, los grupos se forman la generación nueva de saharaui, las personas que esperan el tiempo cuando podrían vivir finalmente en la tierra de sus padres en el Sahara Occidental. Este es el foco de Wilaya (Rosado, 2012).
            
Después de haber vivido en España con otra familia por los últimos 16 años, Fatimetu, o Fatima, regresa al Wilaya de Smara cuando muere su madre biológica. Su hermano le dice que es su responsabilidad cuidar a su hermana minusválida , Jayat. Fatima no sabe nada sobre su hermana ni la manera de vida en el Sahara Occidental porque ha crecido en un país más moderno que los campamentos de refugiados, pero Wilaya muestra su tentativa a vivir en el campamento con su hermana en la “jaima”, una carpa, familiar.
            
Los actores no son profesionales, sino los nativos del Sahara Occidental, incluso Nadhira Mohamed (Fatima), quien vive actualmente en Valencia, España, que da un aspecto “real” a la película, porque los actores reflejan sus papeles y conocen las dificultades de la vida en el Sahara Occidental. Debido a esto, los actores entienden la cultura y las costumbres de los saharauis mejor que actores profesionales.
            
La ceremonia de té cuando hay un visitante en la jaima es un buen reflejo de la ironía que acompaña la vida de esta nueva generación de los saharauis porque siguen con la tradición hospitalaria en las circunstancias inherentemente inhospitalarias. Es irónico que un grupo de personas que no vive en una residencia permanente tenga una ceremonia para dar la bienvenida a los visitantes en una carpa. Fatima no entiende esta tradición porque su personaje representa el primer grupo de jóvenes que no viven en los campamentos. En otro mano, Jayat representa el segundo grupo y hace el té muchos veces durante la película. Ella muestra que los saharauis intentan a mantener un estilo de vida normal aunque por los últimos 35 años han vivido en casas provisionales con la esperanza de reclamar su territorio en el Sahara Occidental en cualquier momento.
            
El té es un ejemplo de cómo la película pinta una representación fiel de la vida saharaui. Wilaya muestra aspectos de la vida en los campamentos de refugiados, por ejemplo la falta de los electrodomésticos en la jaima, como el refrigerador, o la ropa de los saharauis, especialmente la hijab para las mujeres. Pedro Pérez Rosado dice en otra entrevista que, “Espero que Wilaya refleje, de una manera minimalista, esa terrible sensación de provisionalidad permanente.” Como describí, la ceremonia del té era un ejemplo perfecto para explorar esta idea. Una hermana escapó la vida en los campamentos por muchos años, mientras la otra vivía en una carpa con su familia. Ninguna tuvo un hogar permanente, pero tratan a crear un hogar en el desierto en Argelia (Vanaclocha, 2011).
            
Tchlex Bchere, un refugiado real, dijo recientemente que “los campamentos de refugiados no son nuestros, nosotros somos invitados y todavía nos sentimos más libres aquí… La guerra no terminó en 1991. Está todavía en curso — tal vez no con armas, sino con otros medios.” Pérez Rosado muestra este punto de vista con Wilaya. Los jóvenes saharauis no tienen el derecho a vivir en la tierra de sus padres, así que permanecen en los campamentos u otros países hasta que Marruecos se rinda el Sahara Occidental. Viven “más libres” allí que en su propia tierra debido a la ocupación de los marroquís y la falta de un hogar permanente (Kouddous, 2013).
            
Desafortunadamente, cuando vi Wilaya, pensaba que era una historia de dos hermanas. Supe la importancia del Sahara Occidental debido a unos recursos que leí antes de ver la película, pero pareció a mi que la vida de Fatima en España era única a ella, no una situación de muchas personas en la generación joven del Sahara Occidental. Después de haber visto la película, aprendí la esperanza de Pérez Rosado que Fatima y Jayat serían los símbolos de esta generación nueva, como Aminatu Haidar, quien era la musa de la película. Wilaya incluye detalles fieles de las vidas de la generación nueva, como el té, pero no son claros si no conoces la historia del Sahara Occidental. Sí la película muestra la “provisionalidad permanente” de la generación nueva, pero no es fácil entenderlo sin entender el simbolismo de cada personaje.
            
Wilaya es una de muy pocas películas sobre el Sahara Occidental. Cuando una persona quien no sabe nada sobre el Sahara Occidental, como la mayoría del público estadounidense, ve Wilaya, entenderá la historia de las hermanas, pero no sabré la historia del conflicto ni que las personas vivan en carpas porque creen que sus vidas en los campamentos están temporales. Sí nosotros aquí en los Estados Unidos aseguran que el Sahara Occidental es un país legal, pero no es suficiente a ayudar los saharauis porque otros países en el mundo no lo reconocen como un país. Los saharauis no tendrán los derechos iguales a su propia tierra hasta que el Sahara Occidental es un país legítimo. Sus vidas son mucho más difíciles de lo que muestra Wilaya, y debe existir una mejor manera de informar el mundo sobre sus adversidades. El primer piso de mejorar las vidas de los saharauis es admitir que el conflicto entre los saharauis y los marroquís y otros países todavía existe. El mundo en general, y países poderosos en particular, necesita las películas fieles para aprender sobre las vidas de la generación nueva de los saharauis. No debemos aceptar el apuro de estas personas en nuestro mundo. Es tiempo para luchar por la independencia, y este empieza con el reconocimiento de la historia real.

English Abstract:

I was inspired to write this paper after watching the movie Wilaya by Pedro Pérez Rosado. The story takes place in the Wilaya of Smara, one of the Sahrawi refugee camps in Algeria. The people of Western Sahara have lived for the past 35 years in exile, as their own land is currently controlled and invaded by Morocco. The United States recognizes Western Sahara as a country, but many other countries in the world do not, leaving Western Sahara in a state of limbo. The new generation of Sahrawi, the children of the original refugees, has either lived their entire lives in exile or has spent considerable time in westernized countries such as Spain to live and get an education. This new group of Sahrawi does not know what a true home looks like, as they’ve lived their whole lives in a temporary mindset. Wilaya is Pérez Rosado’s attempt at educating the world, specifically the western world, about the new generation of Sahrawi. Although it lacks clarity in the presentation of the details of the daily life in the refugee camps, it is on the right track towards improving these people’s lives. Their situation will never improve unless the world realizes that there is still conflict in Western Sahara.

Referencias
Kouddous, S. A. (2013, November 4). Letter from Western Sahara. The nation institute.
Retrieved from http://www.nationinstitute.org/featuredwork/fellows/3636/letter_from_western_sahara/
Morales, J. M. (Producer), & Rosado, P. P. (Director). (2012). Wilaya (Motion Picture). Spain:
Wanda Visión S.A.
Rosado, P. P. (2012, March 3). Pedro Pérez Rosado escribe sobre “Wilaya.” ABC Guionistas.
Retrieved from http://www.abcguionistas.com/noticias/articulos/pedro-perez-rosado-escribe-sobre-wilaya.html
Vanaclocha, P. (2011). Pedro Pérez Rosado, director de “Wilaya”. Vanavision. Retrieved from:
http://www.vanavision.com/2011/07/entrevista-pedro-perez-rosado-director.html
Western Sahara (2013). In Encyclopedia Britannica. Retrieved from
http://www.britannica.com/EBchecked/topic/640800/Western-Sahara/287330/History
Western Sahara (2013). In The world factbook. Retrieved from
https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/geos/wi.html

Make an Appointment